En el año 2015 un incendio asoló un bosque y ardieron más de 1200 hectáreas. Un gran pérdida natural. Por ello, Marc Sellarès, bombero y licenciado en Bellas Artes decidió rendir un tributo a todos aquellos árboles desaparecidos convirtiendo el lugar en un bosque de cruces de madera quemada.

En total hay 1293 cruces, una por cada hectárea quemada en aquel incendio. Su altura varía, desde un metro hasta los diez de altura. Marc tiene claro que es una obra caduca y que el clima será el que hará que pervivan estas cruces más o menos tiempo.

Fuente (Kris por el mundo)

Esta entrada tiene un comentario

  1. Eva

    Gran labor del bombero es una pena que no se pueda conservar

Deja una respuesta

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.